e l i k s i r


ELIKSIR 
instalación
domicilio particular, barcelona
junio 2006


La osadía de los artistas anónimos que hacemos el comisariado de nuestra propia obra no tiene límites...y quizás deba ser así. Yo vampiricé para la ocasión a Mina Harker, del Drácula de Bram Stoker y me las arreglé para que reseñara la inauguración de mi ELIKSIR, en lo que todavía hoy sigue siendo una fiel declaración de intenciones del universo de  e l i k, que por aquel entonces aún no se había desprendido de su apellido postizo.

*


Revista OD
Número 62, junio 2006
I N A U G U R A C I O N E S, por Mina Murray

ELIKSIR, de Elik Navarro

El detalle, lo poético y lo doméstico

Aunque no es nuestra costumbre desplazar a nadie de nuestra redacción para cubrir inauguraciones en el extranjero, no podíamos declinar la invitación cursada por Elik Navarro  para asistir, de riguroso negro, la víspera del plenilunio de junio, a la presentación de su ELIKSIR, alianza de poemas y músicas que avanzamos en nuestro número del mes pasado.

Elik Navarro ha optado para la ocasión por intervenir su espacio más íntimo y cotidiano, realizando una exposición-instalación en el pequeño salón de su residencia actual, en Barcelona, en el que trata de recrear con los pocos medios disponibles a su alcance una atmósfera a veces nostálgica, a veces inquietante, siempre sugerente. En este delicado gineceo no hay itinerarios trazados y, sin embargo, no nos parece superflua la manera en que se han dispuesto las piezas, empezando por la instalación ejercicio de estilo - tributo a wong kar wai, primera parada en un recorrido que nos llevará desde el deseo de amar hasta la ausencia, pasando por el erotismo (bordelik), la pasión (eliksir), la quimera y la pérdida (trav'lin' light - tributo a billie holiday).

Seda, terciopelo, papel...negros, blancos, rojos, violetas, púrpuras, magentas, naranjas, verdes, ámbar, oro y plata...incienso de indochina y perfume de flor de jenjibre, luces tamizadas, philip glass, brian eno y angelo badalamenti en el hilo musical envuelven a esta primera entidad poética  de elik, un eliksir que inesperadamente toma cuerpo en la pantalla de un ordenador portátil, donde el visitante es invitado a colocarse unos auriculares y avanzar por la sucesión de poemas y músicas (amén de los cantos, lecturas y declamaciones de sirena de niebla, la voz de elik).

Se trata de la única concesión a las nuevas tecnologías en esta instalación dominada por la recuperación y reapropiación: elik se confiesa espigadora de espigadores.

*





































 *


From: "Mina Murray" mina_by_elik@hotmail.com

Habitas mi mente…fluyes en mis venas
Carne de tu carne, sangre de tu sangre


Londres, 6 de junio de 2006,  05.20 a.m.

Mi siempre amado D:


No explicaré cómo he conseguido llegar hasta ti por vía de los nuevos medios que nos ofrece esta época. Te ruego te conformes con no olvidar que siempre he sido muy desenvuelta y de memoria excelente, cualidades que se añaden a los poderes y recursos que son propios a nuestra especie.
Mi buena memoria…recuerdo cuando tomé por costumbre retener los horarios de los ferrocarriles de las líneas de Exeter, Paddington o Whitby y sorprendía a todos adelantándome a facilitar sin titubear un segundo, cuando lo apresurado de alguna situación lo requería, los horarios exactos de salidas y llegadas de los trenes, pero hace tanto tiempo de eso…
Todo ha cambiado, yo y el firmamento sobre la ciudad de Londres como únicos testigos y cómplices. Atrás quedaron las máquinas de escribir, los fonógrafos, estenógrafos y telégrafos, pero si aparto mis manos de este ordenador un momento y miro por la ventana de este apartamento que inunda la noche que pronto rasgará el alba, lo que ven mis ojos es el mismo cielo de siempre, aunque su bruma oculte otros edificios y construcciones que no podría detenerme a describir ahora.
Tras la muerte de Jonathan (y no puedo escribir su nombre sin que me invada un sentimiento de gratitud sin fin hacia su generosidad incondicional y su último sacrificio insólito, sin los que no sería quien soy y seré mientras la sangre siga siendo la vida), de nuestro adorado hijo Quincey y de todos cuantos les sobrevivieron y nos conocieron, me atreví a irrumpir en la vida londinense y volví a tomar mi apellido de soltera, de modo que a ojos de los vivos que les siguieron y les siguen, si no yo, al menos el nombre de Mina Harker ha quedado sepultado para siempre bajo la tierra húmeda de las lágrimas de quienes me lloraron en mi entierro.
Han transcurrido los años y la Historia ha ido cumpliéndose ajena a mi destino. Finalmente me he convertido en la new woman, la mujer independiente que parecía estar llamada a ser: en 2006 (tiemblan mis dedos al escribir la fecha) soy Wilhelmina Murray, respetada y misteriosa editora de la prestigiosa publicación Od. Quizás sepas que fue el término acuñado en 1852 por el químico alemán Reichenbach (del que me habló mi querido profesor Van Helsing, quien lo conoció personalmente) para designar una emanación, una fuerza vital que supuestamente desprenden ciertas personas, animales, plantas y minerales, y a la que sólo son sensibles determinados individuos y que constituye el fundamento de fenómenos como el hipnotismo y el magnetismo.
Que estos pocos datos sobre la Mina de hoy sean suficientes. Si he osado escribirte es porque has de saber que poco importan el siglo que ha pasado y los que aún han de pasar, las extensiones de tierra y agua, los accidentes y orografía que nos separan y hasta los avatares que nos han enterrado en el silencio que hoy me atrevo a romper: este cuerpo no muerto, atado ya para siempre a la rueda del tiempo, sigue y seguirá impregnado de la noche de luna brillante y fina niebla que penetró mi habitación improvisada en el asilo del Dr. Seward (y no era la primera ni la segunda vez que mis venas saciaban tu sed), en la que abriste tu oscura camisa, y con tus largas y afiladas uñas desgarraste tu pálida piel y abriste una vena en tu pecho, y cuando la sangre empezó a manar, cogiste mis manos en una de las tuyas, asiéndolas con fuerza, y con la otra me tomaste del cuello y acercaste mi boca a la herida.

Por siempre tuya,

Mina
P.S. Estoy escuchando a Dead Can Dance, parece que cantaran para nosotros (They're driven by a strange desire, unseen by the human eye)…y me hacen evocar la belleza de toda clase que conocí en tu país más allá de los bosques, Transylvania…


*
Eliksir no es esencia, ni pureza. Nace, al contrario, de la heterodoxia y lo fronterizo. No es un libro de poemas, ni un disco recopilatorio. No es bilingüe, pero se sirve indistintamente del castellano y del inglés. Elik Navarro y Sirena de Niebla son y no son la misma persona.
Se nutre del deseo, el erotismo, la muerte, el éxtasis, la sangre, los vampiros, la noche, el fuego, la carne, el blanco, el rojo, el negro. Y de la apropiación (in)debida de un cierto universo sonoro y ciertos fragmentos literarios con el único derecho que otorga la identificación, el amor y la admiración hacia sus creadores, autores e intérpretes y hacia las obras elegidas.
Mezcla en su crisol, sabiéndose artificiero sin pericia y aprendiz de brujo, lo universal y lo ajeno, con la vocación de cristalizar, mitificar, amplificar, trascender y sublimar una experiencia propia, íntima y efímera, ignorando en muchos casos premeditadamente a los protagonistas de ésta.
El resultado ha sido este filtro.
Elik Navarro
Barcelona, mayo 2006
ELIKSIR
de  e l i k   n a v a r r o

El amante conoce dos tiempos, el que se le otorga y el que él debe crear.
Djuna Barnes, El Bosque de la Noche
I
EROTIK REPUBLIK
Sin revolución,
Ni manifiestos,
Ni ondear de banderas,
Ni prolongada guerra (aunque las crónicas apuntan que Marte 
No estuvo nunca antes 
Tan cerca de la Tierra).
Se hacía tarde 
Y el viento entraba por una ventana 
Que da a una iglesia
Cuando tomaron posesión de sus cuerpos.
Ella besó sus venas.
Y quedó proclamada la
REPÚBLICA ERÓTICA
Capital: 
Skincity
Leyes:
Del deseo
Aliados: 
Oporto, París, Transilvania
Cartografía:
Imposible
Revuelo:
De palomas
Sirena:
De niebla
La luna: santo y seña
15 del seis: la fecha
II
Las recién investidas autoridades sanitarias
 de SKINCITY advirtieron desde el principio:
AMAR PUEDE MATAR
NO EMPIECE A AMAR, EL AMOR ES MUY ADICTIVO
AMAR PUEDE SER CAUSA DE UNA MUERTE LENTA Y DOLOROSA.
Pero los habitantes de SKINCITY, 
Amantes empedernidos, 
Amaron y amaron, 
Sin importarles su salud 
Ni la de quienes estaban a su alrededor.
Y todavía ahora,
Cuando el amor está prohibido,
Se afanan en buscar entre la espuma 
(y algunos hasta consiguen reavivar)
Las últimas colillas, 
Ya sólo filtros pisoteados, sucios y amarillentos, 
Pero de amores consumidos
Hasta la última 
C a l a d a.
III
METAMORFOSIS (fragmento)
Y se hizo polvo dorado
Y penetró las entrañas
Y envenenó el corazón
Y la SANGRE…
IV
VOLUPTAS
Se van revelando las suaves sedes de SKINCITY
Invisible de invisibles,
Carnal entre carnales
(mystic paradoxe)
Vestíbulo rojo
(la estancia más secreta)
Hotel Magenta
(travelling mood)
APOLO
(Puede una sala de baile parecerse a una copa de oporto?)
Tu cama 
(Enclave de alquimias, 
Mesa de mezclas,
Ebriedad a la deriva)
Tu piel
(Puerto seguro, 
Velvet mist)
Tu agua
(Memoria de niágara, 
Sueño de mercurio,
Moonriver, 
Hebra de  d e s e o)
V
WILD AT HEART
Deberías saber tocar la trompeta
Hoy además se me antoja que seas
La X de TeXas
Te cojo por el centro y te doy vueltas
Girando sobrevuelas desiertos
Suben y bajan las mareas
La luna aumenta
La luna mengua
STOP
Es hora de que vuelvas a la cama
Enseguida me canso de palabras
Prefiero ese juego del que apenas
Sabemos nombre o reglas
Se juega deprisa,
Despacio, 
Lento, 
Rápido,
En silencio 
O con la música al lado
Ya me callo
Escucha
Se juega
Se desarrolla
Desvela su secreta coreografía
Efímera 
Se queda
La habitación
Eléctrica
VI
HEREAFTER (alumbramiento de  e l i k)
Para   D e n i s
Volátil
Me precipito
Tu cabeza
Acantilado
De mi cosmogonía
Inflamable
Incandescente
Me avivo
(Me avivas)
Aflojo
Estallo
ARDO
Tu voz como una hoguera
Acudo
Lobo joven
Entre la primera niebla
Así está bien
Fuera arcanos
Madrugada del 26 al 27 de junio, 2003
VII
MAGNETOSPHERE
Entre la génesis y las cenizas
La irrupción, la estela, el poso
Corrimiento en rojo,
Álgebras
El presentimiento
Intercalaciones 
Hacia qué tender
Y bajo qué ley?
Pulverizarse 
Sólo partículas en el aire
Intercediendo con los ángeles
Ubicuidad
La otra ciudad poblada de hálitos
La materia intangible
Encarnada en tu piel
Ilusión? 
Milagro?
Fe
VIII
VAMPYR
Tu garganta,
Profundidad lunar,
Abierta a extensiones
A través de las que viajo,
Anguila eléctrica
En corrientes desconocidas,
Devastando con el impulso ciego
De oscuros caballos salvajes.
Nada sino la lujuria 
De la sangre fluyendo
Ensordecedora
Más allá de nosotros
IX
QUINTAESENCIA (LE CINQUIÈME ÉLÉMENT) 
Con el máximo sigilo
El invierno se desprende del cielo
Esta niebla de cenizas que nos cubre
Es sólo la reminiscencia del primer big bang
Tu calor niega todos los grises
Tu pelo - más leña a nuestro fuego
De texturas nocturnas.
El éter se funde y se sella en cada gesto.
Digo que no somos polvo,
Ni en polvo nos convertiremos.
X
La ofrenda de mi grupa 
Y la consagración de tu líquido fuego,
Y la muerte gravitando
En el universo 
(de tu cuarto)
XI
Cierra bien los ojos (EYES WIDE SHUT)
XII
Tu piel esta mañana,
Prueba palpable de nuestra emboscada.
Tu aliento en mi cuello, 
asiento de mi alma.
Neón: You are the real thing of the deep dreams
XIII
Estando próxima la rendición
Yo, malherida
Y asediado nuestro feudo
Aún debe saberse algo,
No fue fatuo el fuego
Que prendió de nuestros huecos inflamables
(inflamados)
Fue cierta tu orina
Que oí correr en el lavabo
Fue cierto tu ducados
Y cierto su humo 
Aunque se (con)fundiera en las tinieblas
De nuestro imaginario.
XIV
               
WILD MUSTANGS ELEGY (VIDAS REBELDES)
Se vuelca profunda la noche
Tras un violento crepúsculo
Héroes desgastados (descastados)
Y bocas secas como arena de desierto
Cuerdas que echan el lazo al corazón,
Galopando aún salvaje, libre,
Y luchan por amarrar la memoria indomable.
XV
DRÁCULA (epitafio)
Hubo que alumbrarlo,
Dejar caer luego la noche sobre él,
Nutrirlo 
Y darle muerte al cabo.
Atravesar su corazón.
PELIGRO:
No descansa en paz
Y sigue fluyendo
El veneno que lo esclavizó.
  
Para reconocer en la sed mi emblema
Para significar el único sueño
Para no sustentarme nunca de nuevo en el amor
He sido toda ofrenda
Un puro errar de loba en el bosque
En la noche de los cuerpos
Para decir la palabra inocente
Alejandra Pizarnik, Los trabajos y las noches.
*